1000 árboles
21 May 2011

1000 árboles

[div id=”lectura”] 1000 árboles de Artigas El

21 May 2011

[div id=”lectura”]

1000 árboles de Artigas

El proyecto de intervención urbana y comunicación ciudadana denominado “Los 1000 Árboles de Artigas” constituye una operación escindida del proyecto elaborado para el Parque Artigas de la ciudad de Las Piedras (segunda aglomeración urbana en tamaño y población del Uruguay), y que surgiera a partir de un Concurso Nacional de Ideas y Anteproyectos que requería reformular el espacio público mencionado y su entorno inmediato.

Este entorno, totalmente desestructurado en lo referido a sus características urbanas, está compuesto, a grandes rasgos, por un tejido periférico de baja densidad y un par de equipamientos públicos de cierto porte para la escala de la ciudad (un hipódromo y un rudimentario estadio de fútbol). Con un área aproximada de 15 Hás., el espacio verde del parque sirve de articulación entre tres zonas bien diferenciadas: el centro histórico y comercial de Las Piedras al oeste, las áreas de producción hortifrutícola al sur y sureste, y los crecimientos urbanos de las poblaciones de menores recursos al norte y noreste.

Pero su principal característica distintiva no es su carácter suburbano, o su función articuladora entre tejidos diversos, sino el hecho de constituir el escenario donde se sucedió el desenlace final de la batalla más importante de la Gesta Libertadora Oriental, la Batalla de Las Piedras, acaecida el 18 de mayo de 1811. En ella, las tropas del General José G. Artigas, posteriormente conocidas como el Ejército Nuevo (un ejército sin formación militar, constituido a partir de la cooperación de una diversidad de etnias y grupos variados), vencieron a las tropas del español Posadas, constituyendo la primera gran victoria militar de la lucha independentista en el Río de la Plata.

La ciudad de Las Piedras pertenece hoy al Departamento de Canelones, limítrofe con el capitalino de Montevideo. Es un Departamento que, a pesar de sus riquezas naturales y productivas, vive una frágil situación económica, fruto de una historia reciente de malas administraciones comunales e incorrectas inversiones públicas. Sumado a esto, y por ser un territorio muy diverso, compuesto entre otras, por áreas dependientes de la conurbación capitalina, áreas costeras con vocación turística (en decadencia) y áreas con los índices productivos agrícolas más altos del país, posee un problema cierto de ausencia de identidad clara. En particular Las Piedras, ha procesado con dificultad su transformación desde una pequeña ciudad del interior del país, con un paisaje y entorno urbano característico, hacia una ciudad intermedia, fuertemente marcada por los procesos metropolitanos.

Frente a esta situación territorial heredada, una de las preocupaciones centrales de la presente administración comunal ha sido trabajar en la reformulación y afianzamiento de una identidad propia del “canario”. Para ello, una de las herramientas utilizadas, ha sido la del concurso de ideas, cuyos productos sirven de insumo para un posterior desarrollo de proyecto que involucra la participación de los pobladores locales.

El proyecto del Parque Artigas ha intentado aprovechar y exacerbar dicha lógica, planteándose mucho más como una sucesión abierta de posibles operaciones que necesitan una energía mínima para desencadenarse, que como un proyecto cerrado y concreto.

Debido a las condicionantes económicas antes descritas, dicho proyecto se propuso, mucho más que como un micro plan ordenador o un proyecto urbano-arquitectónico, como una agenda abierta de operaciones, que se fortalecían en conjunto, pero podían ser desarrolladas independientemente. Un proceso que podía ser etapabilizado fácilmente, y articulado de variadas maneras, lo que le otorgaba una máxima flexibilidad

De esta forma, se organizó una estrategia tentativa, compuesta por cuatro etapas.

La primera de ellas incluía, en lo arquitectónico, el desarrollo del Pabellón del Bicentenario, que se ha concluido recientemente, y en lo paisajístico la concreción de operación denominada “1000 Árboles de Artigas”. Esta operación fue rápidamente asumida como propia por las autoridades vinculadas a la educación y el patrimonio local, con lo que disparó un proceso de gestión que más adelante se detalla.

Los “1000 Árboles de Artigas” constituían una operación de fuerte impronta simbólica, encargada de proyectar a escala de la ciudad, la percepción del cambio generado por los trabajos de remodelación del parque.

Consiste en la recreación alegórica de los 1000 hombres y mujeres (como número aproximado y referencial considerado por la historiografía) que constituyeron el Ejército Nuevo, en mil árboles a plantar, dispersos por la ciudad de Las Piedras. Estos incorporarían además el doble simbolismo añadido de ser 1000 “Árboles de Artigas” o “Ibirapitás” (Peltrophorum Dubium), y ser, como cualquier elemento natural, mil individuos diferentes (con sus variaciones de tamaño, forma, etc.), restituyendo las mil imágenes del sentimiento artiguista y latinoamericanista de los combatientes.

Las alternativas de colonización:

A partir de una idea inicial muy abierta, y un punto de comienzo común situado en las inmediaciones del parque, se establecieron diversas estrategias de colonización de la ciudad:

A: dispersiva: plantación de un ejemplar por manzana, B: zonal: plantación de los primeros ejemplares en zonas a determinar por las oficinas municipales, C: militante: plantación por brigadas de acuerdo a una zonificación itinerante, D: de dueños: plantación en el frente de las casas de los futuros tutores, E: oficial: plantación en las inmediaciones de los institutos de enseñanza y equipamientos municipales.

El proceso de gestión:

La idea original de gestión de la propuesta partía de la consigna: “para cada niño un árbol”. A cada niño del último curso de escuela primaria de la ciudad de Las Piedras se le asignaría un Ibirapitá para plantar y luego cuidar por el plazo de un año, obligación que este entregaría a un compañero del curso siguiente el día de cierre de clases. Cada árbol llevaría en su base la nómina de sus tutores, conformándose con los años en la historia viva de la ciudad de Las Piedras.

Finalmente, el proceso de gestión de esta iniciativa se canalizó a través de las escuelas y liceos públicos de la ciudad, optándose por una estrategia centrada en actividades más comunitarias, que establecieran a la vez, responsabilidades grupales.

De esta manera, se dio inicio a la intervención el pasado 18 de mayo de 2008, con la plantación de 31 ejemplares a cargo de una delegación de estudiantes de la escuela y liceo más cercanos al Parque Artigas, y con la presencia del Intendente Departamental, el Dr. Marcos Carámbula, entre otras autoridades locales y municipales.

[/div]

Hacer un comentario
Más noticias
Comentarios
Comentario